fbpx

Higiene del cordón umbilical del recién nacido: consejos y cuidados para mantenerlo limpio y sano

El cordón umbilical es una conexión vital entre la madre y el recién nacido durante el embarazo. Después del nacimiento, el cuidado adecuado e higiene del muñón del cordón umbilical son cruciales para promover la curación y prevenir infecciones.

En este artículo, te proporcionaremos consejos y pautas esenciales sobre cómo mantener limpio y sano el cordón umbilical de tu recién nacido.

Importancia del cuidado del cordón umbilical

Antes de adentrarnos en los detalles de las técnicas adecuadas de limpieza, es importante entender por qué es tan importante cuidar del cordón umbilical. Durante el embarazo, el cordón umbilical suministra nutrientes esenciales y oxígeno al bebé en desarrollo.

Después del parto, cuando se corta el cordón umbilical, queda un pequeño muñón unido al ombligo de tu bebé.

Este muñón está compuesto de tejido que se seca y encoge gradualmente, eventualmente cayéndose en un período de 1 a 3 semanas. Hasta que se caiga el muñón y la zona del ombligo sane por completo, el cordón umbilical requiere un cuidado diligente para prevenir infecciones.

Cuidados iniciales inmediatamente después del parto

Durante el período inicial después del parto, tu proveedor de salud te guiará sobre cómo cuidar el muñón del cordón umbilical de tu recién nacido. A continuación, te ofrecemos algunos consejos esenciales:

  1. Déjalo en paz: En la mayoría de los casos, los profesionales de la salud recomiendan dejar el muñón del cordón umbilical intacto y sin cubrir. Este enfoque permite que se exponga al aire, lo cual ayuda a que se seque y favorece la curación. Evita aplicar sustancias como alcohol, pomadas o polvos, ya que pueden interferir con el proceso natural de curación.
  2. Cambio de pañales: Cuando cambies los pañales de tu bebé, dobla el pañal debajo del muñón o elige pañales que tengan un recorte para evitar irritación o fricción.
  3. Manténlo seco: Durante el baño de tu bebé, asegúrate de que el muñón del cordón umbilical permanezca seco. Puedes secarlo suavemente con un paño limpio o utilizar una toalla suave alrededor de él.

Rutina de limpieza diaria

Después del período de cuidados iniciales, puedes comenzar una rutina diaria de limpieza para mantener el muñón del cordón umbilical limpio y libre de infecciones. Aquí te explicamos cómo hacerlo:

  1. Lavado de manos: Comienza lavando minuciosamente tus manos con agua y jabón para prevenir la transferencia de bacterias al área delicada del cordón umbilical de tu bebé.
  2. Limpieza con Antisépticos y desinfectantes: Toma una bola de algodón o un hisopo limpio y humedécelo con agua tibia. Limpia con cuidado alrededor del muñón del cordón umbilical, asegurándote de limpiar la base y la piel circundante. Después de realizar una limpieza suave, es recomendable aplicar un desinfectante en spray para prevenir la proliferación de bacterias y hongos. En este contexto, sugerimos el uso de Hansaplast Wundspray. Sé gentil para evitar causar molestias a tu bebé.
  3. Secado: Después de la limpieza, utiliza una bola de algodón o un hisopo limpio y seco para secar suavemente el área. Recuerda mantenerlo seco durante todo el día para evitar la acumulación de humedad.

Signos de infección a tener en cuenta

A pesar del cuidado adecuado, a veces el muñón del cordón umbilical de un bebé puede desarrollar una infección. Es importante vigilar el muñón del cordón umbilical de tu bebé y estar atento a cualquier signo de infección, que pueden incluir:

  • Enrojecimiento: Si la piel alrededor del muñón del cordón umbilical se vuelve cada vez más roja o muestra rayas de enrojecimiento, puede indicar una infección.
  • Hinchazón: Una hinchazón inusual o sensibilidad alrededor de la base del muñón del cordón umbilical puede sugerir una infección.
  • Pus o secreción: Si notas pus, secreción con mal olor o sangrado excesivo del muñón del cordón umbilical, consulta de inmediato a tu proveedor de salud.
  • Fiebre: Una fiebre persistente o de alto grado en tu bebé podría indicar una infección.

Cuándo buscar ayuda médica

Si notas algún signo de infección o si te preocupa el muñón del cordón umbilical de tu bebé, siempre es mejor ponerse en contacto con tu pediatra o proveedor de salud. Ellos podrán evaluar la situación y proporcionar la orientación o el tratamiento adecuados.

Conclusión

La higiene adecuada y el cuidado del muñón del cordón umbilical de tu recién nacido son esenciales para prevenir infecciones y promover la curación. Recuerda seguir las pautas proporcionadas por tu proveedor de salud, mantener el área limpia y seca, y estar atento a cualquier signo de infección. Con un cuidado diligente, el cordón umbilical de tu bebé se curará y su ombligo se convertirá en una parte saludable y normal de su crecimiento.

Deja un comentario